Según los resultados de un estudio publicado en Alzheimer’s Research & Therapy, las personas con enfermedad de Alzheimer a menudo conducen distancias más cortas y visitan menos lugares nuevos en comparación con las personas que no la padecen, esto considerando los datos entregados por los GPS que pueden servir como un biomarcador para identificar el Alzheimer preclínico.

Los participantes, en este estudio, 75 personas sin alzheimer preclínico y 64 personas con él, ya estaban inscritos en estudios sobre envejecimiento, demencia y conducción.

Datos analizados por aprendizaje automático

Los investigadores instalaron registradores de datos GPS con software personalizado en los vehículos de los participantes y registraron un año de datos de conducción. Los investigadores midieron entonces el rendimiento de conducción (velocidad, aceleración, tirones, frenadas bruscas) y el espacio de conducción (lugares recorridos). Luego, se usó el aprendizaje automático a los conjuntos de datos para predecir la enfermedad.

Utilizando únicamente los indicadores de conducción, el modelo predictivo alcanzó una puntuación de precisión de 0,89, lo que indica que el modelo predijo correctamente la enfermedad el 89% de las veces. El modelo identificó correctamente al 76% de los participantes con alzheimer preclínico. Las características de conducción más estrechamente relacionadas con la esta dolencia incluyeron la cantidad de conducción nocturna y exceso de velocidad.

Una limitación del estudio fue la incapacidad del dispositivo GPS para detectar quién conducía los vehículos, ya fuera el participante, un cónyuge o un miembro de la familia. Las limitaciones adicionales incluyeron a todos los participantes que residen en el área metropolitana de St. Louis, Missouri; por lo tanto, es posible que los resultados no se apliquen a la población general. El estudio tampoco examinó el nivel socioeconómico, el sexo, la raza, los ingresos o el nivel educativo.

Atte. Patricio Figueroa M.

Fuente: xatakaciencia.com